domingo, 18 de enero de 2015

Claves para un nuevo modelo del Estado de Bienestar: la sanidad 2020


Atención a los mayores
La esperanza de vida de la población española ha aumentado notablemente en las últimas décadas, siendo en la actualidad de 82,84 años de media para ambos sexos.
Los cambios sociales y demográficos que se están produciendo en la sociedad actual derivan en transformaciones en los requerimientos demandados a los sistemas de atención públicos. 
El envejecimiento de la población y la evolución del prototipo de enfermedades predominantes, de agudas a crónicas, obliga a los sistemas a adaptarse para seguir ofreciendo unos cuidados adecuados y eficientes al tiempo que se mantenga la sostenibilidad de los mismos.
España es uno de los países con mayor índice de presión sobre la demanda de recursos sanitarios y de su capacidad de financiación. Esta situación ha provocado una tendencia marcada por un replanteamiento integral del modelo de prestación en donde se priorice la optimización en el uso de los recursos para dar respuesta a la creciente demanda de los próximos años.
Estas nuevas demandas van a exigir cambios en la mayoría de los atributos que componen el sistema, desde el papel que se va a dar al paciente, a las actividades que deben desempeñar los profesionales sanitarios, sin olvidarnos de cambios en las políticas sanitarias y en la gobernanza de las mismas. El estudio y desarrollo robusto del espacio sociosanitario será una de las claves en el fortalecimiento de nuestro Estado de Bienestar.
La esperanza de vida de la población española ha aumentado notablemente en las últimas décadas, siendo en la actualidad de 82,84 años de media para ambos sexos (79,99 años para los hombres y 85,61 para las mujeres; INE 2013). Además, en nuestro país, Sabemos que las enfermedades crónicas absorben más del 70% del presupuesto sanitario, en parte por la necesidad de hospitalizaciones reiteradas, y se calcula que, en torno al 2050, la predicción de la evolución de la población mayor de 65 años en Europa sobrepasará el 25 %, un horizonte que, según los expertos, exige la puesta en marcha de planes integrales e intersectoriales.
                                        Evolución y proyección de la esperanza de vida
 Fuente: INE, 2012-2021: Proyecciones de la población. Parámetros de evolución demográfica
Con el afán de trabajar en la búsqueda de un futuro sanitario sostenible y realista, el paciente asumirá una mayor responsabilidad en la gestión de su propia salud y deberá cuidar su comportamiento, hábitos de vida, dieta, cumplimiento farmacoterapéutico y otra serie de prácticas que hasta ahora se veían comprometidas únicamente con los profesionales sanitarios de la atención primaria de salud. Para ello, la segmentación de pacientes va a ser clave en un entorno donde se pasa de tratar una enfermedad a tratar a un paciente, para maximizar el beneficio potencial de una estrategia terapéutica para cada individuo. El valor real de estas soluciones terapéuticas no solo se deberá demostrar en estudios clínicos, sino también en condiciones prácticas del día a día. La gestión del cuidado del paciente va a ser una corresponsabilidad entre todos los actores que además deberán estar dispuestos a compartir riesgos.
Este proceso de envejecimiento de la población y la consecuente ganancia de empoderamiento por parte del paciente, comportará un importante reto para las sociedades que avanzan hacia un nuevo modelo sanitario, como se ha denominado a nivel europeo el Horizonte 2020.
Pero no obstante, como antagonismo al temor generalizado de que el envejecimiento provocará la desestabilización del estado de bienestar, no debemos de olvidar que el aumento de la esperanza de vida es un triunfo en resultado de salud de las sociedades desarrolladas y como tal debe plantearse y no cuestionarse.

Fuente: mundiario.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails