martes, 26 de abril de 2011

«Ahora podremos llevar el medicamento y liberarlo donde nosotros queramos».


Se trataría de llevar un fármaco a una célula concreta y administrar una dosis exacta. En cinco o diez años ya podrían empezar a comercializarse este tipo de dispositivos.

David Pozo Pérez es director científico del programa andaluz de nanomedicina, que es uno de los tres programas que la Junta de Andalucía tiene en marcha en investigación biomédica traslacional y orientada, junto con los programas de genética clínica y medicina genómica y terapia celular y medicina regenerativa. Cada uno de estos tres programas tiene un centro de referencia. En terapia celular es Cabimer (Sevilla), en genómica Genyo (Granada) y en nanomedicina es Bionand que está en Málaga en el Parque Tecnológico.

¿Qué es la nanomedicina?


Es una aplicación en salud del conocimiento en nanociencia, que es una ciencia multidisciplinar que combina ingeniería, electrónica, bioquímica... Esa nanociencia, cuando se hace tecnología en salud es nanomedicina. El objetivo es aplicar de forma inteligente todas estas propiedades nuevas, que decimos que son propiedades emergentes, y que surgen cuando uno trabaja en la escala nanométrica. Esas propiedades son diferentes a otras escalas y, a veces, son nuevas que hoy por hoy empezamos a conocer y a manejar de forma inteligente, manipulando las moléculas, de forma que podamos realizar aplicaciones que tienen interés desde un punto de vista de salud. Podemos diseñar mecanismos diagnósticos nuevos y mecanismos terapéuticos nuevos.

A efectos prácticos, ¿qué supone?

El número de aplicaciones posible es muy amplio. Poder llevar una molécula a una determinada célula o lograr que una molécula se libere en función de unas determinadas situaciones en el interior de la célula o en el exterior de la célula. Esa capacidad de manipular la estamos teniendo ahora y nos sirve para responder preguntas que los grupos de investigación tienen. Hay que pensar que, actualmente, los fármacos que se dispensan trabajan únicamente por difusión, digámoslo así, bien por vía venosa, oral o intramuscular. Uno aplica el medicamento y las concentraciones se distribuyen y no se controlan, van siendo menores a medida que se alejan del punto de aplicación, pero hoy con la nanotecnología sí podemos llevar el medicamento donde queremos y hacer que se liberen cuando queremos e incluso preparar dispositivos que emitan información a un clínico sobre la situación local.

Lee la entrevista completa aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails